Varios padres de familia estuvieron a punto de linchar a un vicioso que ingresó a una escuela primaria a tomar agua.

Cometió el error de pretender regalar un broche para el cabello a una estudiante, quién se asustó y fue corriendo a un aula de clases.

Al enterarse de los hechos, luego de que la menor le contó a la maestra, la maestra a la mamá y la mamá al papá, Carlos Alberto “N” de 29 años de edad fue seguido por el padre de la menor, quién fue a recoger a la niña a la hora de salida, mismo que lo golpeó con el automóvil y luego lo agredieron entre varios estando en el suelo, hasta que llegó la policía.

A través de las redes sociales se denunció un intento de rapto y amenazas con una navaja en contra de la menor, solo que esos datos fueron proporcionados por una tercera persona a un comunicador local, quién los reveló en Facebook.

Esto causó gran revuelo entre la comunidad de San Luis Río Colorado, quién creyó que en verdad habían tratado de raptar a una niña de la primaria Lázaro Cárdenas, ubicada en la avenida Félix Contreras y calle 31.

Al parecer el abuelo de la menor se enteró del caso y llamó al comunicador, a quien le dijo que el sujeto había puesto una navaja en el cuello de la menor y que intentó sacarla de la escuela.

Estos datos fueron los que detonaron el escándalo en redes sociales, lo que puso en alerta a gran parte de la ciudad.

Un informe policiaco y entrevistas con maestros y el padre de la menor, revelan que el sujeto de nombre Carlos Alberto nunca tocó a la menor y que no portaba navaja, sino unas pinzas multiusos.

Los maestros de la escuela no vieron nada y el padre de la menor, quién es expolicía, aseguró a su ex compañero que el hombre no tocó a su hija.

El informe policial revela que el sujeto detenido, quién es vicioso y tiene varias entradas al Cereso y a la Cárcel Municipal, solo ingresó a la escuela a tomar agua.

En las afueras de la escuela se encontró un broche para el cabello y se acercó a la niña para regalárselo, pero la menor se asustó y fue a refugiarse con una maestra.

Al no contar con datos de prueba, el agente del ministerio público desestimó el caso y sugirió al Juez Calificador que solo lo amonestara o sancionara de manera administrativa.

Share post with: