Comparte DIARIO NOTICIAS en tus redes

«El Chapo» Guzmán ha sido declarado este martes culpable de los 10 cargos que le imputaba la justicia estadounidense. Ese es el veredicto del jurado popular que durante casi tres meses ha examinado en Brooklyn (Nueva York) los testimonios y la avalancha de evidencias presentadas contra el mexicano Joaquín Guzmán Loera en el mayor juicio por narcotráfico celebrado en Estados Unidos. La vista en la que se conocerá la sentencia definitiva al otrora líder del cartel de Sinaloa —que se enfrenta a una pena de cadena perpetua— se celebrará el próximo 25 de junio.

La justicia estadounidense ha aceptado finalmente 25 de las 27 acusaciones. En el momento de la extradición hace dos años, El Chapo fue imputado con 17 cargos penales que finalmente se concentraron en 10 para agilizar el proceso. La Fiscalía tuvo que probar que distribuyó droga de manera concertada con al menos cinco personas y que actuó como gestor de la organización. También que sobornó, torturó y asesinó para proteger y hacer crecer el negocio.

La suerte del «Chapo» Guzmán, de 61 años, ha estado en manos de ocho mujeres y cuatro hombres, todos ellos vecinos anónimos de los barrios de Brooklyn, Queens y Long Island.

El jurado tuvo listo el veredicto al mediodía de Nueva York y se le leyó media hora después. Él lo recibió sentado, con camisa gris y corbata gris oscura, buscando continuamente con la mirada a su esposa, Emma Coronel.

Al finalizar el juicio, Ray Donovan, de la oficina antidroga, destacó por su parte la cooperación con la autoridades mexicanas. «No importa quién sea, dónde te encuentres o el poder que tengas», remarcó, «no hay escapatoria».

Jeffrey Lichtman, uno de los tres abogados del narco mexicano, aseguró que apelarán el veredicto porque considera que se les limitó en el proceso la posibilidad de cuestionar a los testigos.

Tras la lectura del veredicto, el magistrado que preside el juicio, Brian Cogan, afirmó que en sus 13 años de ejercicio «nunca» había tenido «un jurado que hubiese prestado tanta atención a las deliberaciones y al proceso». «Este caso», añadió Cogan, «demuestra que el sistema de justicia funciona».

 

Share post with: