Comparte DIARIO NOTICIAS en tus redes

Como cada año, atrás quedaron los festejos del famoso Guadalupe Reyes. La gente por todas partes dice de lo rápido que ya se está yendo cada mes. Las celebraciones nuevamente se empiezan a repetir y con todo el avance del tiempo, también se repite que algunos o muchos de los propósitos que nos hicimos agonizan, u otros más ya están incluso enterrados. Tan solo nos muestran que al avanzar de nuevo en otro tiempo, el fracaso en nuestro estilo de vida sigue igual. Pareciera pues que las cosas y nuestra vida misma nunca van a cambiar para poder en verdad triunfar. Antes estas tristes ideas y también sentir de muchos, en esta ocasión te presento cinco puntos para entender cómo es que realmente se llega al fracaso y que es lo que te puede evitar triunfar. 1.- Fracasas al intentar mal. Desde hace mucho tiempo he escuchado que si quieres triunfar: Dupliques el número de tus fracasos, solo pierde quien deja de intentar, lo que no se intenta jamás funciona y que todo les parece imposible a quienes lo único que intentan es hacer nada. Y, en efecto, lo sepas o no, siempre, mientras estemos vivos en la acción o pasividad estamos intentando algo. Es decir, quizás teniendo un sueño oculto, ante mi gran cobardía lo único que intento es justificarme del porqué ahora no puedo llevarlo a cabo. Quizás siendo pesimista lo único que intento es llorar y maldecir a los que, teniendo miedo, se llenan de coraje y de fe, para, verdaderamente, en la acción y no en la pasividad intentan de verdad triunfar. Por ello no te digas más que aún no has intentado hacer algo, pues en la pasividad, el miedo y la mediocridad también se intenta. Sin saber te puedes estar hundiendo y mientras más bajes, así será la dificultad para retomar fuerzas y de nuevo escalar. 2.- Solo fracasa quien no sabe perder. Pero perder los miedos, el pesimismo, la frialdad y todo lo que te aleja de ser: Fuerte, capaz, inteligente, hombre o mujer de fe. En sí, es necesario saber perder todo lo que no aceptándolo es muy tuyo y hasta lo quieres, pero también te mata el entusiasmo y te lleva día a día a fracasar. Aprende, pues, a saber lo que tienes que perder. Recuerda que sinónimo de triunfar es saber. Piensa en todo lo que necesitas hoy saber y desconoces. Quita de ti las barreras de la ignorancia y la depresión. Aprende a saber lo que tienes que perder para de esa manera poder ganar. Recuerda que el temor nos mueve en dirección opuesta a nuestros deseos. Tener fe no significa no tener miedo. Más bien lo es avanzar y vencer todo lo que tememos. No seas impaciente ni te llenas de codicia, pues estas son hermanas del fracaso. Ten siempre presente que el éxito y el fracaso no se miden por lo que haces, comparado con lo que hacen los demás. Se miden por lo que haces con las habilidades que Dios te dio. 3.- Fracasa quien no sabe pedir. Si tan solo tuviera: El trabajo, la persona, la casa o el carro de mis sueños. Si tan solo Dios me dieras alguna de estas cosas, quizás pudiera ser feliz. Si no estás preparado para recibir algo, aún lo obtengas, tu dolor será mayor cuando por tu ineptitud lo pierdas. Por ello, más que cualquier otra cosa, pide autodisciplina y autocontrol. No digas que las oportunidades y el dinero te huyen, cuando todo esto es usualmente atraído y no perseguido. No seas necio, cobarde o tonto. Aprende a pedir y hazlo bien, no mires tan solo la parte superficial. Observa que el que trabaja descansa, que el carácter es más poderoso que la educación. Pide audacia y sagacidad pues tienen hijos de apellido éxito. Se constante y virtuoso, ten siempre muy presente que el valor, con fe, lo vence todo. 4.- Fracasas al no entender la maravillosa imperfección. Que importa si eres muy imperfecto, son los espíritus atrevidos quienes llegan a la cima. La felicidad y el éxito no consisten en la perfección, consisten en buscarla pues en medio de todo, las derrotas y los éxitos siempre se alternan. Aprende a ver en cada problema una oportunidad que seguramente traerá consigo espinas. Tu deber en la vida siempre será el seguir adelante. Crees que tu vida es difícil? Pues déjame decirte que hay en otros muros adversos de mayores asperezas, altura y grosor. Azie Taylor Morton fue una mujer cuya madre fue sordomuda y cuyo padre nunca conoció. En una ocasión afirmó que era muy probable que su nacimiento fuera a causa de una violación. Más ella en su imperfecta realidad se esforzó para sobresalir en un mundo machista y muy cruel ante los débiles. Logró ser tesorera de los Estados Unidos de 1977 a 1981. De estar aparentemente destinada a ser nadie, su firma parecía en cada billete de dólar. 5.- Fracasas al no saber mirar. Ves el pasado y te alegras de las victorias y de buenos y mejores tiempos. Ves el presente y te aplasta l l e n á n d o te d e aflicción y desesperación. Ciego estas sin darte cuenta, teniendo ojos y pudiendo avanzar y ver, sin saberlo vives en amargura y desesperación, pues ciego estás del corazón. Tienes el deber de vivir en un presente, que aunque no estés conforme lo vivas en contentamiento de todo lo que tienes. Solo así obtendrás del mañana y del futuro lo mejor. El día de mañana siempre es impredecible, esfuérzate se valiente y en fe haz en el día de hoy las bases que sustentaran tu destino en el incierto futuro. Encuentra tu propósito, seguramente no podrás solo, no seas necio y aprende, sin religiosidad, a clamar a Dios. En esta vida sólo se aburre o se deprime el que no valora todos los milagros que están a su alrededor. Quita pues las vendas que te estorban. Encuentra tu propósito y real destino. Enseña de verdad a ver a tu corazón y conviértete en un triunfador.

Share post with: