La indiferencia de estudiantes y padres de familia provocan caos en el cruce peatonal a Estados Unidos todas las mañanas.


Alberto de la Hoya
San Luis Río Colorado, Sonora.-

Cada día, decenas  de estudiantes y trabajadores del campo y comercios en Estados Unidos, sufren por la hora de entrada a sus escuelas y centros de trabajo, debido al caos que muchos jovencitos y padres de familia provocan con las conocidas “avalanchas humanas” para cruzar la frontera.

Alrededor de las tres y media de la mañana se comienza a formar la fila peatonal para ingresar a Estados Unidos, llegando hasta la calle cuarta; Una mezcla entre jornaleros agrícolas, personas que tienen la necesidad de tramitar un permiso y estudiantes, caminan lentamente en la fila esperando su turno para llegar al cruce.

Ha sido necesario destinar varios agentes de la policía municipal para resguardar el orden e impedir en medida de lo posible, caos, molestias y hasta riñas por el amotinamiento de “chamacos” que quieren pasarse de vivos introduciéndose de manera arbitraria.

El miércoles 12 de febrero se registró uno de tantos casos…al final de “cola”, los que llegaban más tarde  intentaban agitar a los que hacía la fila gritando “vamos a hacer avalancha”, una madre al percatarse de que la fila estaba demasiado larga optó por correr con sus hijos hacia la entrada a Estados Unidos, la movilización de la progenitora corriendo entre los vehículos fue seguida por una horda de estudiantes que terminó en el caos, gritos y hasta jalones entre los usuarios del cruce fronterizo.

Fue tan grande la multitud que se abalanzo hacia la entrada principal, empujando a los agentes de la dirección de seguridad pública que se encontraban resguardando el lugar, que los oficiales al darse cuenta del desorden del momento, optaron primeramente por proteger a los menores de edad.

Sólo lograron controlar el desorden cuando cerraron la garita las autoridades estadounidenses, y los agentes de la policía municipal tuvieron que formar una valla humana para lograr que se hiciera una sola fila, solamente así pudieron avanzar los peatones.


VERSIÓN DE LA POLICÍA

Mientras no haya o no exista el orden y el respeto, continuará este caos en la fila peatonal, es algo similar cuando quieren entrar al cine, respeta cada quien el turno, avanzan y entran antes de que inicie la función, comento uno de los elementos que se encontraba en el lugar.

Lamentablemente una madre llegó desesperada con sus hijos queriendo meterse al principio de la fila, por no querer estar al final de la misma, dicha acción provocó un caos y molestias a quienes estaban esperando su turno correctamente.

Nosotros lo que hicimos fue proteger a los menores de edad, quienes lloraban entre la multitud, algunos estaban siendo aplastados por adultos. Comento esto como una invitación para los padres de familia y las personas adultas se levanten temprano y así lleguen con tiempo para agarrar turno y cruzar oportunamente a Estados Unidos. Concluyó el oficial de la Policía Municipal.