Comparte DIARIO NOTICIAS en tus redes
La SCJN pretende mandar un mensaje muy claro de que se protegen los derechos de las mujeres.

Cualquier mujer puede llegar a una institución de salud pública y solicitar la interrupción del embarazo si argumenta que es producto de una violación, y no tendrá necesidad de interponer una denuncia ni necesitará de una orden de un juez, ni un documento del ministerio público.

De esta forma, este lunes quedó avalada la norma NOM-190-SSA1-1999, emitida por la Secretaría de Salud federal; la Suprema Corte de Justicia de la Nación, instruyó a las autoridades de los diferentes niveles de gobierno a practicar la interrupción del embarazo con la sola afirmación de que es producto de una violación.

Con dicha resolución, la SCJN pretende mandar un mensaje muy claro de que se protegen los derechos de las mujeres, y esta norma tiende a hacer mucho más laxo, fácil y sencillo el acceso a este derecho Constitucional cuando las mujeres han sido afectadas de manera grave en su libertad sexual, así lo dijo, el Presidente Arturo Zaldívar.

En la sesión se abordó sobre los graves índices de feminicidio, violación y maltrato a mujeres y niñas en el País, se insistió, también,  que en muchos de estos casos, el responsable del ataque es pariente o cercano a la víctima, por lo que no son denunciados.

El estado de Sonora aplica ya, desde el 2016, lo avalado este lunes por la Suprema Corte. Los médicos y personal de la Secretaría de Salud interrumpen el embarazo cuando una mujer asegura, sin necesidad de probarlo, que es producto de una violación.

Francisco Morfín, presidente del Colegio de Abogados de San Luis Río Colorado, señala que, con lo avalado por la SCJN, las instituciones de salud de los diferentes niveles de gobierno están obligadas a practicar la interrupción del embarazo cuando una mujer indique que es producto de una violación.

Destacó la posibilidad de que la falta de comprobación de una violación podría provocar que se interrumpa el embarazo sin que se haya sufrido una violación.