Comparte DIARIO NOTICIAS en tus redes

El director del Puerto de Entrada de San Luis, John Schwamm, reveló que 36 de sus agentes partieron a Texas a apoyar a la Patrulla Fronteriza, por lo que a partir de este fin de semana se espera que aumente aún mas el tiempo de espera para cruzar la frontera.

Los agentes fueron reasignados como parte de la política anunciada por el comisionado de del Departamento de Seguridad Nacional (DHS) la semana pasada, en respuesta a la crisis humanitaria.

Dijo que no se sabe cuánto tiempo estarán en esta nueva asignación, pero en la garita harán todo lo que esté en sus manos para agilizar el cruce fronterizo. “Si no tengo muchos casos en inmigración o en el decomiso de narcóticos, se moverán esos oficiales para abrir más carriles, pero no podemos prometer nada”.

Aseguró que es probable que se cierren más de dos carriles en el puerto. “Estamos viviendo una crisis”.

Expuso que la garita comercial no será impactada, ya que la temporada agrícola acabó. No se redujo el número de oficiales en la garita San Luis II ya que también es importante facilitar el flujo del tráfico comercial.

Señaló que el carril Sentri seguirá operando 24 horas al día siete días a la semana y animó a los viajeros a tramitar su tarjeta Sentri. “Ahorita no se ha quitado ningún servicio, solo se han reducido servicios”.

 

RECLAMAN A TRUMP

Por su parte los congresistas Raúl M. Grijalva y Ann Kirkpatrick condenaron la reasignación de los agentes y exigieron a DHS y a Trump, a través de una carta, una inmediata vuelta atrás a la política de remover agentes de los puertos de entrada y reasignarlos para apoyar a la Patrulla Fronteriza.

“Trump ha creado esta crisis humanitaria en nuestra frontera sur”, dijo el representante Grijalva. “Su última decisión de reasignar a los oficiales de aduanas de los puertos de entrada significa que hay menos agentes dedicados a detener el flujo de drogas ilegales a las comunidades que se recuperan de una crisis de opioides. La economía del sur de Arizona depende del flujo robusto de bienes, servicios y personas a través de la frontera, y la reasignación de los oficiales tiene un impacto negativo en todo, desde el turismo hasta la industria de los productos frescos. México es el tercer socio comercial más grande de Estados Unidos, con 612 millones de dólares en el comercio entre los dos países en 2018. La administración debe revertir esta decisión y devolver a estos oficiales”.

Grijalva ha apoyado durante mucho tiempo un enfoque integral de la frontera con la atención a los solicitantes de asilo, lo que incluye trabajar con los países del Triángulo del Norte para hacer frente a las organizaciones criminales, la violencia, la corrupción y la inseguridad alimentaria que hacen que los migrantes huyan.