Un menor de edad fue detenido y entregado a la policía por robar una bolsita de Cheetos en un mercado del Chula Vista.

Fue la tarde del sábado cuando Diego fue interceptado por un guardia de seguridad, saliendo del negocio con las frituras ocultas.

El chico de 14 años solo se quedó petrificado y estuvo sentado hasta la llegada de la patrulla 2166, quien se lo llevó ante el juez calificador.

El policía auxiliar dijo que se gasta más dinero en gasolina y horas hombre que lo que cuestan las Sabritas, pero que así se combate el robo hormiga.

Se conoció que las autoridades dejaron en libertad al muchachito luego de que le dieron una reprimenda.

También hicieron saber a los padres de familia la falta del joven, para que hagan lo conducente.