Por: Periódico Excélsior

El presidente Andrés Manuel López Obrador reconoció que le heredaron un país con el mayor nivel de violencia producto del crimen y de muertes, que no eran vistas desde la Revolución Mexicana, y se comprometió a reducir el promedio diario de homicidio doloso en el país a 1.8%.

“Pero, vamos poco a poco, y mi compromiso es que van a bajar los homicidios, ya lo hice cuando fui jefe de Gobierno de la Ciudad de México, cuando llegué eran 3 homicidios diarios y dejé un promedio de 1.8, bajé 30% los homicidios cuando fui jefe de Gobierno en la ciudad, es lo que aspiro ahora, es el compromiso que tengo. Entonces, vamos a resolver esto”, prometió.

El jefe del Ejecutivo Federal refirió que 2018 fue el año más violento en la historia de México, lo cual detonó a partir de la Guerra en Contra del Crimen, iniciada en el sexenio del expresidente Felipe Calderón, que fue mal planificada, como no será el caso, prometió, de la recién creada Guardia Nacional.

“Nos dejaron un país con mucha violencia y mucha corrupción, que ya no hay. Estamos controlando la situación”, respondió López Obrador.

Share post with: