La Fiscal general de Justicia del Estado Claudia Indira Contreras pidió a los sanluisinos evitar especulaciones y juicios que generan mayor dolo a la familia de la pequeña Itzel Nohemi.

Detalló que durante las investigaciones, el asesino confesó que el jueves 23 de mayo miró a cinco niños y niñas bañándose en un canal de riego, con quienes platicó un poco, entre ellos, la pequeña Itzel, luego el hombre se retiró y fue aproximadamente a las 14:30 horas cuando Itzel pasó por su casa, “le echó el ojo” (palabras del propio asesino confeso), le llamó “pececito” y luego detalló la forma en que violó y asesinó a la niña de 7 años de edad.
Más información en nuestra edición impresa de este viernes 7 de junio.

 

Share post with: