Luis Videgaray encabezó un grupo que trabajó con el gobierno de China en el proyecto del Tren de Alta Velocidad México-Querétaro, once meses antes de que se lanzara la licitación, y cuando todavía era Secretario de Hacienda, algo que las autoridades nunca mencionaron.

El actual Secretario de Relaciones Exteriores lideró un “Grupo de Trabajo de Alto Nivel” con el Gobierno chino cuya tarea principal fue realizar esa obra, según se expone en el “Aviso de intención de iniciar un arbitraje de inversión en contra del Gobierno de México”, que presentó el consorcio chino ante la Secretaría de Economía el 9 de octubre de 2015, del cual Aristegui Noticias posee una copia y dio a conocer ayer.

El portal de noticias destacó que 10 días antes del lanzamiento del concurso internacional, Videgaray recibió en Palacio Nacional a funcionarios chinos para una reunión que tuvo como objetivo, entre otros, analizar alianzas estratégicas entre empresas de ambos países.

El 3 de noviembre de 2014, el Gobierno chino, mediante dos constructoras estatales, ganó la licitación para realizar la obra, en conjunto con las empresas mexicanas Constructora y Edificadora GIA, Prodemex, GHP Infraestructura Mexicana y Constructora Teya, detalló.

Recordó que el 9 de noviembre de ese mismo año, Aristegui Noticias reveló que Enrique Peña Nieto vivía en una casa que pertenecía a Juan Armando Hinojosa Cantú, propietario de Constructora Teya.

Dos días después, The Wall Street Journal dio a conocer que Luis Videgaray compró una casa a Hinojosa en Malinalco, Estado de México, con valor de 7.5 millones de pesos.

Esos informes periodísticos dieron origen a un escándalo de corrupción que fue investigado por Virgilio Andrade, quien fue nombrado titular de la Secretaría de la Función Pública (SFP) el 3 de febrero de 2015.

Videgaray, entonces Secretario de Hacienda, fue exonerado de conflicto de interés por considerar que no intervino en ninguna etapa del proceso de contratación.