Durante la madrugada del 18 de Mayo se dio el reporte de la muerte de una menor de 2 años a manos de su hermana de 15 años a cuchilladas, los hechos se registraron en Monterrey.

La adolescente, identificada como Sarahí de 16 años, que presuntamente asesinó de una cuchillada a su hermana de 2 años reveló a las autoridades que estaba desesperada porque la víctima no dejaba de llorar.

Sarahi se había quedado la tarde del viernes al cuidado de sus tres medias hermanas de 6, 4 y 2 años.

La madre de las cuatro menores, identificada como Claudia B., y Miguel Ángel V., padre de las tres más pequeñas, salieron a trabajar como guardias de seguridad.

Según la declaración de Sarahí, su hermana Angie, de 2 años, estaba jugando frente a su casa con otros niños, y de pronto volvió llorando y con una herida en la oreja. La adolescente llamó a su madre para avisarle del accidente.

Pero más tarde volvió a llamarla y le dijo que todo estaba bien. Las autoridades presumen que la agresión mortal se registró entre las llamadas. El informante dijo que Sarahí comentó que iba a bañar a Angie para limpiarle la sangre de la herida.

Pero como la niña no paraba de llorar, agregó, presuntamente tomó un cuchillo y la hirió. Familiares indicaron que la adolescente le avisó a una tía de la muerte de Angie.

Comentaron que alrededor de las 21:30 horas del viernes, la adolescente subió al departamento de una tía, en el nivel superior de unos departamentos cuádruples, en la Colonia Valle de Santa María. La menor le dijo a su tía que su hermanita se había caído y estaba muerta.

Uno de los hijos de la mujer bajó al departamento donde estaba Sarahí con sus medias hermanas, en el mismo inmueble. Ahí encontró a Angie en una cubeta de 20 litros que estaba en el baño, y alcanzó a ver que la niña tenía una herida en el lado izquierdo del vientre.

A las 22:00 horas, los padres de las menores regresaron de trabajar y se toparon con la movilización policiaca afuera de su casa. Al ser enterada de la muerte de Angie, su mamá sufrió una crisis nerviosa.

Los estudios toxicológicos practicados a la menor descartaron que se encontrara bajo el efecto del alcohol o de alguna droga al momento de la agresión.

Sarahi permanece en custodia de las autoridades y aún no es imputada por algún delito.

Por: EL DEBATE

Share post with: