La Suprema Corte de Justicia aceptó reducir los salarios de los Ministros para 2019, pero en sus propios términos y no cómo pretendió ordenar la Cámara de Diputados en el Presupuesto de Egresos.

El Pleno de la Corte acordó hoy, luego de tres sesiones privadas de discusión, que los once Ministros en funciones percibirán 25 por ciento menos que en 2018, pero como un acto voluntario de austeridad.

La percepción neta anual el año pasado fue de 4.3 millones de pesos, por lo que en 2019 quedará en aproximadamente 3.2 millones de pesos, el doble que el tope que se auto asignó el Presidente Andrés Manuel López Obrador.

“Las percepciones que reciben los Ministros de la Suprema Corte de Justicia no pueden ser diferenciadas ni pueden ser disminuidas por actos provenientes de los otros Poderes”, afirmó el máximo tribunal.

“Ello no impide que en ejercicio de su independencia y autonomía de gestión presupuestal, la Suprema Corte ejerza una autorregulación de las remuneraciones de sus integrantes bajo los principios de eficiencia, eficacia, economía, transparencia y honradez que la propia Constitución establece”, agregó.

Los diputados habían creado en el Presupuesto tres categorías de Ministros: el Presidente y los que ingresaron antes de 2010, que seguirían ganando los 4.3 millones de 2018; los que ingresaron después de 2010, a los que había fijado 3 millones 53 mil pesos netos anuales; y el o la que ingresará en febrero, tras el retiro de Margarita Luna Ramos, que quedaría sujeto al tope de 1.6 millones del Ejecutivo.

El PEF mantiene los ingresos de jueces y magistrados que iniciaron funciones en 2018 -2.2 y 2.5 millones de pesos netos anuales-, pero hay más de 500 funcionarios de mando del CJF, la Corte y el Tribunal Electoral, que ganaban más de 1.6 millones de pesos y no está claro si tendrán protección.

 

Share post with: