Comparte DIARIO NOTICIAS en tus redes

Tras gastar miles de pesos en gasolina y dejar pendientes labores de pesca y empaque, familiares de Gerardo Villaseñor rompieron el silencio y acusan a personal del ministerio público de poner trabas para que les devuelvan un vehículo.

Gerardo fue alcanzado por las balas cuando se desató un enfrentamiento en una funeraria entre dos bandos de delincuentes, la víctima estaba ofreciendo el respeto y el pésame a familiares de quién velaban.

La Cheyenne modelo 2012, color blanco, placas nacionales y cabina extendida, estaba estacionada en los alrededores de la funeraria y no se vio involucrada de manera directa en los hechos ocurrieron en pasado 2 de mayo.

Hasta el momento, personal de la agencia del ministerio público sector ll, se niega a devolver a familiares el vehículo de Gerardo Villaseñor, quién era residente del Golfo de Santa Clara.

Sin argumentos ni razones, uno de los secretarios de acuerdos de apellido Vega, los ha estado haciendo echar vueltas casi a diario desde el Golfo, solo para decirles que mañana y que mañana.

La familia tiene el temor de que la Cheyenne sea desmantelada, como muchos otros autos que caen en los corralones de la Fiscalía Estatal.

El viernes, uno de los subalternos de la licenciada Norma Nereyda Ortega Sandoval, titular de la agencia que se ubica en el edificio del Centro de Procuración de Justicia, de avenida Francisco I. Madero entre calles 6 y 7, le dijo a uno de los hermanos que volviera el martes próximo, pues supuestamente están esperando una orden de Hermosillo para hacer la devolución.

El vehículo tiene ya 8 días en poder de la Fiscalía General de Justicia del Estado.

Share post with: