Comparte DIARIO NOTICIAS en tus redes

Por Reforma

Los océanos del planeta se volvieron más tormentosos durante los últimos 30 años, advierte un estudio de la Universidad de Melbourne, Australia.

Entre 1985 y 2018, la velocidad del viento oceánico y la altura de las olas se han elevado en el plante, indica el documento publicado en la revista “Science”.

Los científicos analizaron alrededor de cuatro mil millones de observaciones de 31 satélites y 80 boyas oceánicas.

Si bien en todos los mares del planeta detectaron incrementos en la velocidad del viento y en la altura de las olas, las mayores elevaciones se registraron en el Océano Antártico.

Los vientos extremos aumentaron su velocidad 1.5 metros por segundo, que representa un ascenso del ocho por ciento en las tres últimas décadas.

El tamaño de las olas creció 30 centímetros, es decir, aumentó cinco por ciento.

El aumento de la altura de las olas podría provocar inundaciones más severas y mayor erosión en las cosas, además de poner en riesgo estructuras cercanas al mar, como centrales eólicas, explica Young.

Según los resultados del estudio, el Océano Antártico se está volviendo más peligroso para las embarcaciones.

Young advierte que la mayor intensidad de las tormentas de esta zona también puede generar oleajes más grandes que se propaguen por los océanos Índico, Pacífico y Atlántico Sur.

De acuerdo con los especialistas, estas observaciones sugieren que conforme el planeta se caliente más, los fenómenos naturales y las tormentas serán más extremos.