Viento Negro

0
3590

La sangre sigue corriendo en el pueblo, igual o más que hace tres años, tiempo en el que se han registrado los asesinatos de los jefes policiacos Jesús Zamora y recientemente el de Francisco Vázquez, tiempo en el que algunos policías y gente de la sociedad civil renegaron amargamente por la intransigencia de un Rafael Vázquez al frente de la corporación policiaca, tiempo en el que el alcalde Enrique Reina ha puesto fin a la disputa de quienes se empecinaron, principalmente policías, en la expulsión de ambos jefes.

A más de un mes de la llegada del nuevo comisario Julio Cesar Valenzuela Murrieta, la sangre sigue corriendo y muy recio, la única diferencia ahora es que ya no hay policías enojados, elementos castigados ahora gozan de su libertad en las calles, en sus patrullas, haciendo lo que más les gusta, “sirviendo a la comunidad”.

No obstante la gente de la sociedad civil sigue pagando el precio, lidiando con viciosos, riñas a machetazos, accidentes trágicos, asaltos violentos y asesinatos a sangre fría y narco-ejecuciones.

Responsabilidad doble para el nuevo jefe policiaco, con una extensa experiencia en la procuración de justicia en el ministerio público, partícipe y cómplice de esta ola de violencia…por su escritorio han pasado muchas firmas de libertad a tiradores de droga, ladrones, asaltantes,  y hasta cherokeros asesinos, producto de la impunidad y corrupción que consume las agencias del ministerio público en Sonora.

La recuperación de autos robados y el desmantelamiento de bandas de tiradores de droga, es una prueba del poder de los policías, una muestra de que han despertado con una nueva jefatura, más amigable…buena onda…pero la sangre sigue corriendo, porque es falso que la seguridad y la tranquilidad de un pueblo estriba en un comandante, mas bien, es una prueba de que hay una sociedad que no está haciendo su parte…que la responsabilidad es de todos, padres de familia, maestros, empresarios, gobiernos en todos los niveles, jóvenes y amas de casa.

Qué bueno que Valenzuela Murrieta haya llegado a la jefatura, conoce las tripas de la justicia, lo menos que espera la sociedad es que documente perfectamente los arrestos de delincuentes, para que purguen una buena sentencia…una sacudida a la impunidad nos vendría bien, una revolución a la complicidad de las autoridades.

A ti que sistemáticamente respingas por todo en la redes, al grado de escupir hacia arriba, se parte de la solución, regrésate a tu casa, pon orden en el seno de tu familiar, ese sí es tu problema,  deja de fumar mota y alcoholizarte delante de tus hijos, de celebrar la música del komander a todo volumen, deja de acelerarle estúpidamente a tu vehículo, paga tus placas y el agua, vigila a tus hijos, haz tu parte y deja de llorar.

Comentarios

comentarios