Sábado, 24 febrero, 2018
Banner Top
Banner Content

La Junta de Supervisores del condado de Pima, cuya jurisdicción en el sur-centro de Arizona abarca la ciudad de Tucson y unos 200 kilómetros de frontera con México, rechazó por primera vez el dinero que el gobierno federal le otorga para fomentar su colaboración con la Patrulla Fronteriza.

Los supervisores argumentaron que votaron en contra de recibir el dinero ya que están preocupados por los cambios en la política migratoria adoptados por la administración del presidente Donald Trump.

La Junta de Supervisores rechazó, en una votación dividida de tres a dos, alrededor de 1.4 millones de dólares que le otorgaría una subvención de la Operación Stonegarden, una estrategia que buscar reforzar la cooperación de corporaciones locales con agencias federales en misiones conjuntas para asegurar la frontera.

“Es un nuevo trato en la frontera y la junta está preocupada porque nuestros sheriffs se involucren más en el trabajo de la ley federal de inmigración”, dijo a la prensa Richard Elías, uno de los supervisores que voto en contra de aceptar la subvención.

“Francamente, tenemos una administración diferente en la Casa Blanca y hemos visto muchos cambios en la forma en que la ICE (Oficina de Inmigración y Aduanas) y la Patrulla Fronteriza hacen negocios aquí en las zonas fronterizas”, indicó.

El condado ha recibido fondos de la Operación Stonegarden durante más de una década y esta es la primera vez que rechaza ese dinero.

El sheriff del condado de Pima, Mark Napier, dijo que estaba muy decepcionado con la decisión de la Junta de Supervisores.

“Los fondos están dirigidos a la interdicción de organizaciones de tráfico de drogas y de humanos en el condado de Pima y nos permite trabajar más efectivamente con nuestros socios federales”, lo que contribuye a la seguridad pública en el condado, dijo Napier.

 

Comentarios

comentarios

Banner Content
This is a Sidebar position. Add your widgets in this position using Default Sidebar or a custom sidebar.