Los motivos de Manlio

3256

Usted coincidirá conmigo, la renuncia de Manlio Fabio Beltrones a la dirigencia nacional del PRI, muestra al ex gobernador sonorense tal cual es: Hábil, inteligente, capaz, pero también maquiavélico.

El anuncio que realizó el lunes por la noche nos agarró “mal parados” a muchos, sobre todo porque días antes había venido encarando con fortaleza los resultados adversos de la jornada electoral del 5 de junio.

Sin embargo, una vez que se analiza el escenario, nuevamente queda de manifiesto aquel viejo adagio que a la letra dice: “En la política, nada es circunstancial”.

Beltrones sabe que el futuro del Partido Revolucionario Institucional, con Enrique Peña Nieto a la cabeza del proyecto político 2018, cada vez es más incierto.

Si bien, ha cobijado como nunca antes a los sectores más desprotegidos de la población con la Cruzada contra el Hambre, Prospera y otros programas de corte social, en el terreno político ha cometido tremendas pifias que han generado una imagen perceptual negativa hacia su gobierno, por parte de un amplio sector de la opinión pública.

El impulso a la legalización de la mariguana, así como los enlaces entre personas del mismo sexo, en una sociedad todavía tan moralista como la nuestra, altamente influenciada por la Iglesia Católica, por supuesto que pernea.

Pero más allá de eso, la sombra de Ayotzinapa (con todo y “verdad histórica” de la PGR), la Casa Blanca, la fuga del “Chapo” y otros “tropezones” que ha dado en sus casi cuatro años de gestión, son lastres que empañan cualquier acción positiva.

Ahora bien, la gota que llevó a Manlio a “desmarcarse” del Presidente se derramó el domingo pasado en Nochixtlán, Oaxaca, con el enfrentamiento entre policías federales y maestros de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE).

Créame usted, aún y cuando la disidencia de los ‘profes’ de esta ala del magisterio ya tenga “hasta el copete” a la mayoría de los mexicanos, la represión jamás será aprobada por la masa –sobre todo si del otro lado tienes a las ONG’s y líderes como Andrés Manuel López Obrador “atizándole a la hoguera”.

Que si hubo infiltrados o provocación de los maestros, como asegura la versión oficial, para el juicio siempre implacable de la opinión pública, no importa. Nochixtlán es y será por siempre una gran afrenta a la dignidad nacional… Una raya más al tigre en el gobierno de Peña.

Ante semejante ‘handicap’, Beltrones asumió las cosas con frialdad, antepuso su proyecto personal, y sin importar el compromiso que tenía con el Mandatario, abandonó el barco.

El ex gobernador de Sonora sabe que el rumbo de la Administración federal complica la permanencia del PRI en Los Pinos y, por ende, su sueño de llegar a ser Presidente.

Por tal, maquiavélico como él solo, empacó sus cosas y desde el mismo lunes reorientó el camino personal a la Presidencia de la República por una ruta en la que no tenga que cargar los pecados de otros.

 

Comentarios

comentarios