Llevan a la Basílica reclamo por los 43

0
539

Al cumplirse 39 meses de la desaparición de sus hijos, los padres y las madres de los normalistas de Ayotzinapa caminaron rumbo a la Basílica de Guadalupe, donde pidieron que se ablande el corazón de las autoridades.

La procesión se realizó por la Calzada de Guadalupe, y antes de entrar al templo mariano ofrecieron una conferencia, además, el Obispo Raúl Verá salió por ellos para que se sentaran en la parte central de las gradas.

“Pedirle (a la Virgen) que a los gobernantes les ablande el corazón y que nos entreguen a nuestros hijos”, dijo Cristina Bautista, madre del estudiante Benjamin Ascencio Bautista.

“Yo como madre (también) voy a pedir perdón, de no poder cuidar bien a su hijo, porque ya son 39 meses que se cumplen sin tenerlo”.

En tanto, Vidulfo Rosales, abogado de los padres, reclamó a las autoridades eclesiásticas que a más de tres años los padres no habían sido recibidos en la parte central de la Basílica, siendo que la mayoría de las familias de los desaparecidos son indígenas creyentes.

“Nuestro llamado es a que ellos hagan una exigencia, que entiendan el dolor de una madre cuyo hijo está desaparecido, y que es necesario que ellos como ministros de culto vayan al encuentro de esos corazones dolidos”, planteó.

Mario González, padre del joven César Manuel González, también externó su sentir.

“No tenemos una varita mágica para decir ‘hoy no voy a sufrir, hoy no voy a pensar, hoy no voy a tener rabia’, sino que para nosotros son días normales para seguir buscando a los muchachos”, estableció.

González recordó que cada año, el 12 de diciembre, él y su hijo César arreglaban la capilla que construyeron en Huamantla, Tlaxcala, y luego se iban a la Basílica de Guadalupe para agradecer la salud que tenían.

Sin embargo, ahora, tras la desaparición de su hijo, admite que a veces la fe flaquea.

Comentarios

comentarios